Cirugía bariátrica: Una herramienta para controlar la obesidad

Con liviandad y a la ligera la gente cree estar obesa, sin pensar que la misma es una enfermedad que afecta y le quita la vida a millones de personas en el mundo cada año. ¿Qué es La obesidad? ¿Cómo se calcula? ¿Se puede combatir?

La obesidad se define como una enfermedad crónica multifactorial, caracterizada por el exceso de grasa corporal, cuya magnitud y distribución condicionan la salud del individuo. La misma afecta a un gran porcentaje de la población, abarcando todas las edades, sexo y condiciones sociales. Es fundamental destacar que representa un gran problema de la salud pública ya que disminuye la esperanza de vida y es la segunda causa de mortalidad prevenible.

La misma se calcula con el Índice de Masa Corporal (IMC) obtenido del cálculo matemático: Peso (kg)/talla (m2), la misma relaciona el peso con la talla. El resultado logrado se compara con una tabla que indica que a partir de los 30 comienza a clasificarse en obesidad tipo 1 en adelante.

Es aquí donde la cirugía bariátrica es considerada una alternativa terapéutica eficaz ante el fracaso del tratamiento convencional de la enfermedad. Para conocer en profundidad sobre quienes pueden realizarse esta intervención y cuáles son los pasos a seguir, dialogamos con la Licenciada en nutrición Sabrina Fanucchi, integrante de un equipo especializado en cirugía bariátrica.

Con respecto a cómo deben prepararse las personas antes de la operación, la licenciada enfatizó “Es importante destacar que es una intervención quirúrgica e irreversible. El paciente debe entender que una vez que se realiza no se puede volver atrás. Para poder realizarla el mismo deberá prepararse nutricionalmente para poder llevarla a cabo. En primer lugar realizará un plan alimentario para bajar de peso, ya en el preoperatorio se someterá a una dieta líquida cubriendo las proteínas para que el paciente no se desnutra. Y después de la cirugía está 24 hs sin ingerir nada por boca y pasado ese tiempo se prueba tolerancia con líquidos. Pasada esta primera fase, el paciente comienza un seguimiento en etapas para obtener el alta nutricional.”

Esta herramienta tan utilizada por los profesionales es de gran utilidad pero las personas deberán entender que nada es milagroso “El paciente siempre deberá cuidar su nutrición después de operarse, para que no tenga faltante de ningún nutriente. Muchos obesos se ilusionan pensando  que se someten a una cirugía bariátrica y no hacen más dieta. Pero esto no es así, ya que tienen que seguir de por vida sometidos a planes alimentarios, no rigurosos pero si ordenados. Los mismos son basados en varias ingestas pequeñas distribuidas en el día.”

Esta intervención está pensada para pacientes mayores de 18 hasta los 70, en cuanto a la misma agregó “En la argentina se realizan dos técnicas quirúrgicas: la manga gástrica y el bypass gástrico. La primera se corta un pedazo de estómago quedando el mismo considerablemente más pequeño, en un volumen de 250 ml. En la segunda técnica se bypasea el estómago y de esta manera no sólo se lo reduce sino que se conecta ese nuevo reservorio de estómago con el intestino, con el fin de saltear esa porción del duodeno donde se absorben los azúcares. Esta última técnica es mayormente aplicada en pacientes con síndromes metabólicos como la diabetes.”

Muchos pacientes con sobrepeso piensan que pueden realizarse dicha intervención sin saber que hay estándares para llevarla  a cabo “Se opera a personas obesas nada más, aquellas que tengan un IMC mayor a 40 sin tener una enfermedad asociada. Algunas obras sociales incluyen a pacientes metabólicos que no sean obesos mórbidos (es decir que su índice de Masa Corporal no es mayor 40), pero tienen una enfermedad asociada como la diabetes.”

“La cirugía es una herramienta fundamental para controlar la obesidad, pero el paciente debe saber que sino sigue las indicaciones puede tener una reganancia de peso. Si no se sigue un tratamiento psiconutricional y médico puede obtener resultados adversos. Si bien esta comprobado que el paciente no va a llegar al peso de antes de operarse, si puede tener un aumento del 5% de lo que perdieron.”

Por lo anteriormente nombrado resulta fundamental que los tratados se comprometan y tengan la decisión de acompañar dicha intervención “La alimentación pos operatoria es variada, ya que pueden comer de todo, evitando alimentos ricos en carbohidratos y grasas. Se hace hincapié en una dieta mixta que contenga todo tipo de alimentos tales como carnes, verduras, lácteos y frutas. Debido a la reducción del tamaño del estómago resulta fundamental que las ingestas sean pequeñas, variadas y repartidas en el día. Además de lo anteriormente nombrado, es de suma importancia que cada persona busque una actividad física que le guste para poder sostener en el tiempo” finalizaba diciendo.

La obesidad es una enfermedad no considerada como otras, pero la misma mata a miles de argentinos al año. Es tiempo de reflexionar sobre la misma y tomarla como tal. Para poder controlarla, existen tratamientos no quirúrgicos y la cirugía bariátrica. En esta última se necesita del compromiso del paciente y de la ayuda de un equipo profesional  para que sea exitosa y se pueda mejorar la calidad de vida del mismo.

 Por Gisela Gentile

 

Esta entrada fue publicada en Notas, Secundarias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario