“LAS DEL INDU”: Corazones abiertos y manos extendidas para alimentar a más de 200 chicos

 

En el barrio Industrial de Granadero Baigorria, en la misma línea que divide Rosario de la vecina ciudad, un grupo de mamás trabajan sin descanso para alimentar a más de 200 chicos. Se llaman “Las del Indu”.

 

17759840_1878616535687830_7025163073747320961_n

“Cariñosas caras sucias de corazones limpios, sus rostros se iluminan cuando ven llegar a unos locos en sus motos haciendo sonar sus bocinas y roncar sus motores. Son los chicos de la copa de leche “Las del Indú”, en el barrio Industrial de Granadero Baigorria”. Así comenzaba la crónica periodística que hace un tiempo atrás publicábamos en un medio de la ciudad para dar a conocer dos noticias: que existía un grupo extraordinario de gente dedicada a prodigar alimentos y amor a chicos pobres y que un grupo de motociclistas se habían unido para acercarles ayuda y darles a los chicos un momento de alegría.
Hoy, Las del Indú, siguen más comprometidas que nunca en la tarea de alimentar a los chicos, pero con más desafíos porque no solo los precios de los alimentos suben, sino que los chicos con hambre se multiplican. Y cuando se trata de ayudar al prójimo, no es posible decir “no se puede”. Hace unas horas atrás, el autor de esta nota habló con quien tiene a su cargo la conducción del comedor, Valeria Belén, por razones ajenas a lo estrictamente periodístico y la joven en pocas palabra resumió la situación: “ahora casi no tenemos alimentos”. Pero lo que sí hay es panzas vacías, panzas con hambre y cada vez son más, por eso la nota informando de esto y solicitando la colaboración de la gente no se hizo esperar.
Es cierto que el comedor recibe apoyo de la Municipalidad y de donantes anónimos, pero nunca es suficiente, nunca alcanza. Se convoca a las personas de buena voluntad que deseen colaborar, a que lo hagan con este grupo de mamás que han abierto su corazón y extendido sus manos a chicos que no la pasan bien, que necesitan no solo pan, sino amor que en el comedor se da a raudales.
Además de servirse la copa de leche y almuerzos, las muchachas de este comedor alimentan el espíritu y el intelecto, por eso se desarrollan en el lugar talleres de cultura, educativos y hasta se ha formado una murga que, para regocijo de todos, ha obtenido premios y ha sido distinguida por el gobierno de la provincia.
Quienes deseen colaborar donando alimentos no perecederos, pueden llamar a Valeria Belén, teléfono 341-156760883, o a Marcos Duclos, teléfono 0341-153366805. También se pueden comunicar enviando un mensaje a través de la Fanpage Las del Indu.
“Sumate, porque hay gente buena como vos que te necesita”.

 

Esta entrada fue publicada en Notas, Secundarias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario