De reproductores y de padres – Por Carlos Duclos

No sé si hay una escuela para padres donde se dicten cursos intensivos y el aprendizaje sea rápido ¿Debería haberla? Creo que en muchos casos es necesaria. La única escuela para padres, al fin, es la propia vida y cuando uno ha aprendido un poco, ha aprobado algunas materias en la ardua carrera de ser papás, en ocasiones los hijos han sido “marcados” por el error de sus progenitores. Pero si hubiera tal institución que imagino, a manera de prólogo, o como introducción a la paternidad, debería explicarse a los alumnos quien es padre, quién es hijo y qué es ser padre.

DSC_0428

Si se me invitaran a dar una charla en tal imaginaria escuela, comenzaría diciendo lo siguiente: “me contraría la diferencia que suele enquistarse en las mentes, a veces en los corazones, al hablar de padres y de hijos; me contraría la discriminación, esa suerte de división que se vuelve  aclaración odiosa,  injusta e incorrecta que suele ser cultura: “son papás adoptivos” o “tienen hijos adoptados”. No hay padres biológicos ni padres adoptivos, no hay hijos biológicos e hijos adoptados, hay simplemente padres e hijos.

La maternidad, la paternidad, no están determinados por el óvulo que fue fecundado por el espermatozoide. A los seres que reproducen se los llama “reproductores”, no padres. La paternidad es algo más fuerte, más sublime,  se erige más allá del endeble vínculo sanguíneo. La paternidad es el lazo de orden espiritual hecho con la fibra del amor.

La paternidad es la flecha de luz, saeta cargada de extraordinario afecto, que lanzada por los amantes impactan en el corazón de una criatura volviéndola hijo.

Ciertamente si los reproductores no “adoptan” al fruto del vientre, jamás podrán ser padres ¿Qué es adoptar en términos estrictamente filosóficos, humanísticos, espirituales? Es comprometerse con el amor, es tender un puente de orden espiritual entre el adoptante y el adoptado (sea de la misma sangre o no) indestructible”.

Eso diría (entre otras cosas, claro) a manera de introducción en una escuela  para padres.

 

Esta entrada fue publicada en Slider. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario