Autismo: la importancia de la detección precoz

11075174_10205469669011401_6827305785777978874_n

 

El 2 de abril se celebró el “Día Mundial de la concientización sobre el autismo” y la Municipalidad de Rosario y el Gobierno de Santa Fe se sumaron con una importante campaña informativa sobre la detección precoz.

El folleto diseñado para llevar a cabo este trabajo expresa lo siguiente:

“Quien tiene una condición del espectro autista desarrolla una manera particular de pensar, comprender, expresarse y comportarse, que es diferente a la de la mayoría de las personas. Esto empieza a manifestarse en etapas tempranas de la vida, con expresiones sutiles, que van haciéndose más evidentes a medida que un niño se desarrolla. Esas pequeñas diferencias, que surgen tempranamente, son señales para empezar a sospechar que algo no va bien en el desarrollo de ese niño. Una intervención inmediata permite implementar medidas que podrían ayudar a ese niño a recuperar la trayectoria esperada de su desarrollo o bien optimizar sus capacidades.

Creemos que la mejor manera de detectar precozmente es difundiendo el conocimiento. ¡Todos podemos colaborar con la detección precoz! ¡Padres, maestros, profesionales, amigos y familiares pueden contribuir! Con un esfuerzo entre todos, es posible que logremos cambiar la trayectoria de desarrollo de aquellos chicos más vulnerables.

¿Cuándo debemos sospechar que algo no va bien en el desarrollo de un niño durante el primer año de vida?

*Si a los 2 meses no sonríe, cuando se lo mira a los ojos también sonriendo.
*Si a los 4- 5 meses permanece irritable durante gran parte del día. No ríe a carcajadas y no busca que se le preste atención.
*A partir de los 6 meses, que el niño no exprese alegría con gestos y gritos.
*Que a los 12 meses no haya empezado a balbucear.

Existen cuestionarios que permiten identificar cuáles niños en la población general podrían tener una condición del espectro autista.

La Asociación Americana de Pediatría sugiere 3 edades clave en las que deberían detectarse problemas del desarrollo: 9 meses, 18 meses y 24 a 30 meses.

 

Esta entrada fue publicada en Notas, Secundarias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario