Calidad de vida

Es común en los tiempos actuales, ver a niños, adolescentes y jóvenes, en distintas ocasiones, tomar solos un jugo azucarado de un litro o una gaseosa de mayor cantidad con alto contenido de glucosa. Igualmente, comer una pizza o más, tres o cuatro hamburguesas o más de cinco panchos con salchicha. Estos chicos, son los mismos que en su casa, protestan cuando les sirven un plato con polenta, con lentejas o con verduras crudas o hervidas. Son los amigos de lo rápido y de lo exquisito a su paladar, que no miden las consecuencias de lo que ingieren de más. Deberían aprender, desde chicos, a consumir en vistas al futuro, a relacionar la ingesta con la calidad de vida. Nadie les dice que no coman ni beban lo que les gusta, sino que lo hagan moderadamente. Pero que ingieran también comida sana en cantidad (entiéndase frutas, verduras, legumbres, pescados). Igualmente, que tomen agua suficiente. Beber agua es saludable. A esto, hay que agregarle mucha actividad física. Los años de la juventud se prolongan viviendo activamente. Y el futuro asoma más promisorio, si se sustituyen los malos hábitos por una mejor forma de vida.
 
 
                                                                                   Daniel E. Chavez
                                                                                   Pje. Benjamín Paz 308
                                                                                   DNI: 12.161.930
                                                                                   Tel. 4331242
                                                                                   S.M. de Tucumán
Esta entrada fue publicada en Carta de lectores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario